Love for our work is the key.

 

 

 

El Agua es Vida

Si consideramos el peso corporal total del ser humano adulto libre de tejido graso o adiposo el peso corporal del agua constituye aproximadamente el 72% del peso total del individuo.

Este volumen o espacio acuoso se distribuye en tres compartimentos: el agua alojada dentro de las células o espacio intracelular, el líquido intersticial (situado entre las células) y el líquido intravascular, que circula constituyendo la sangre, dentro de los vasos sanguíneos.

El agua es un elemento esencial para la vida: los alimentos se transportan en medio acuoso, los productos de desecho se expulsan del cuerpo mediante la orina y las heces, el agua regula nuestra temperatura, lubrica nuestras articulaciones y contribuye de forma decisiva a dar estructura y forma al cuerpo. Además, una hidratación adecuada contribuye a mantener la piel tersa, ya que la deshidratación provoca que la piel se arrugue y resquebraje con facilidad.

El contenido de agua en el cuerpo permanece relativamente estable a lo largo del tiempo a pesar de que su metabolismo y circulación hacia dentro y fuera del cuerpo es muy dinámica y, en caso de desequilibrio, una nueva ingesta de líquido permite ajustar en poco tiempo el nivel de agua que nuestro cuerpo precisa.

Un adulto en reposo, en un ambiente sin exceso de calor y humedad, requiere unos dos litros y medio de agua al día, que obtiene de tres recursos: del líquido que ingiere (alrededor de 1200 ml), de los alimentos que consume (aproximadamente 1000 ml), y del que produce dentro del organismo como consecuencia del metabolismo, que equivale a cerca de 350 mililitros.

Con el sol y el calor la pérdida de líquidos se incrementa. Además a esto se le añade que los ancianos tienen disminuido el reflejo de la sed y cuanto más liquido se pierde, más disminuye la capacidad del organismo para regular la temperatura.

Si bien no debemos esperar a sentir sed para tomar agua tenemos que considerar que la población de ancianos en un geriátrico no va a clamar por la sed, sino que deben ser asistidos en su reposición de agua antes que aparezcan los síntomas de deshidratación.

La boca seca ya es síntoma de deshidratación. No hay que confiar en la sed y conviene beber regularmente de 8 a 10 vasos a lo largo del día. Y cuanto más humedad, mayor cantidad de agua ingeriremos. Calor, humedad y ejercicio físico son las condiciones idóneas para que aparezca un cuadro de deshidratación. Una pérdida del 2% del agua corporal supone la pérdida del 20% de la energía física, el agotamiento se acelera con la pérdida de líquido y cuando se pierde el 20% del agua del organismo se eleva el riesgo de sufrir complicaciones graves.

Otras circunstancias, además, requieren el aporte extra de líquidos: la fiebre, y, especialmente, la diarrea y los vómitos, cuya incidencia aumenta en verano a causa de las gastroentiritis, más frecuentes en esta época del año.

Al faltar agua en el organismo éste rescatará el fluido del espacio intersticial y del intravascular para priorizar el volumen intracelular. De esto resulta disminución de la tensión arterial, taquicardia, mayor gasto cardíaco, mayor viscosidad sanguínea, disminución del aporte del flujo cerebral, propensión al colapso. Por otro lado el riñón se defenderá contrayendo su población de túbulos renales disponibles conduciendo a un estado de insuficiencia renal.

De lo dicho podemos tomar distancia de las complicaciones para nuestros ancianos con poco esfuerzo…sólo se trata de seis vasos de agua (200 ml cada uno) que tendremos que pacientemente ofrecerles a lo largo del día.

El agua es vida, es quizás la medicina preventiva y curativa más barata si asumimos que la obtenemos de una canilla. En un anciano bien hidratado podemos evitar internaciones innecesarias, si contemplamos que el 30 % de las internaciones en gerontes se deben a deshidratación como único componente y esta cifra asciende a casi el 90% si consideramos a la deshidratación acompañando a otra causa de internación.

El agua es vida, está a nuestro alcance…compartámosla con nuestros ancianos.

 


Latest Articles

“Más rápido, más alto, más lejos…y por más años”
27/10/10 Parece ser sólo un slogan, pero podría tratarse más bien de una descripción de una realidad de la que parece que no estamos tan distantes.

El agua es vida
15/11/10 El agua es vida, está a nuestro alcance…compartámosla con nuestros ancianos.

more
HOME ABOUT US SERVICES FRANCHISE ARTICLES CONTACT

 

Copyright © 2011. All rights

 reserved.